Es solo una más de la llamada generación J.A.S.P. Asqueada por otro día de malas noticias decide convertirse por esa noche en la chica de la barra.

Consigue un poco de paz con una copa en la mano mientras escucha la música de Los Transeúntes. Sin embargo, le dura poco. Un hombre cansado, un ciudadano medio se le acerca por detrás, le cubre los ojos con las manos y con voz infantil, le pregunta: ¿Quién soy yo? Su primer impulso es contestar: un maldito gusano de 11 patas. Pero entre los espacios que dejan los dedos del indeseable, distingue la luna llena y le pide “ven a mí”. La invoca con todas sus fuerzas hasta que consigue la inlunación necesaria para flotar en el mar de la tranquilidad.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s