Gabriel García Márquez

Y si un día no tienes ganas de hablar con nadie, ¡llámame! estaremos en silencio.