Paracelso

El hombre está enfermo porque nunca se queda quieto.